Por años he visto cómo tradicionalmente las familias dominicanas le dan inicio a los tiempos navideños y, claro, no hay mejor motivo para celebrar.  Los bonches familiares se hacen tan populares que personas ajenas a la familia quieren participar y como es navidad se permite acceso libre a las fiestas y “coro”.  

Primero se da inicio a la navidad con un tradicional jengibre o chocolate y, si es de mañanita, mejores fiestas vendrán.  Dándole un gran inicio en la mañana permite una cantidad inmensa de felicidad  y sonrisas.  Si es de tardecita, el jengibre viene acompañado de una rica comida además de unas cuantas cervezas, y es ahí, en ese preciso momento, donde sabrás cómo será la navidad. 

Luego vienen semanas de asaltos navideños en donde secretamente se reúne una parte de la familia y prepara todo para un gran asalto a unos cuantos miembros de la familia, dejando al miembro asaltado sin palabras pero regocijado de alegría.  Los aguinaldos se convierten en parte de esos tan famosos asaltos, ya que, cuando se logra un asalto debes de impactar con algo de música, dígase una güira, una tambora y con una famosa canción navideña, como por ejemplo “alegre vengo de las montañas…”

Finalmente, dentro de estas reuniones familiares se logra hacer un “angelito” o intercambio de regalos lo cual es una parte muy interesante, ya que cabe la posibilidad de que los regalos caigan dentro de un mismo hogar, aunque no es casi siempre.  Por tres semanas corridas, reuniéndose fines de semanas, se logran mandar unos “cariñitos” a los afortunados “angelitos” dándole una pequeña muestra de quién envía ese regalito.

Si la navidad se pone un poco fría traten estos consejos para que la misma sea un tiempo célebre. Todas estas cosas hacen que la navidad sea mucho más divertida, familiar y sobre todo más memorable.

Anuncios